Iris Iborra nuestra especialista en Periodoncia

La sedación, una ayuda para acudir al dentista más relajado.
14 diciembre, 2016
Nuevo servicio de Podología en nuestra clínica
27 diciembre, 2016

Iris Iborra nuestra especialista en Periodoncia


Iris es Licenciada en Odontología en la Universidad de Valencia. Además ha cursado el Máster de Periodoncia y Osteointegración en la Universidad de Valencia y Postgrado de Actualización en Odontología Integrada del Adulto en la Universidad de Barcelona.

Desde hace unos viene a trabajar con nosotras todos los viernes para atender la necesidad de cuidar las encías de nuestros pacientes.

¿Qué es la Periodoncia?

El término periodoncia engloba todo lo relacionado con el tratamiento de las enfermedades periodontales, es decir, aquellas que se producen por la acumulación de placa bacteriana y sarro en el cuello de los dientes, la línea de la encía (gingivitis) y por debajo de esta última (periodontitis).

¿Qué síntomas notas con la periodontitis?

Los dientes deben estar anclados en los huesos maxilares a través del ligamento periodontal. Cuando esta sujeción del diente a los maxilares es completa y no hay inflamación, podemos hablar de una buena salud periodontal. Una encía sana es rosada, no sangra al cepillarse o usar la seda dental. Una persona con sus encías en buen estado no tiene unos dientes más largos que otros, ni presenta espacios interdentales; sus dientes están fijos, no nota una excesiva sensibilidad al tomar alimentos o bebidas frías, presenta buen aliento y tiene una posición dental estable. Sin embargo, observar estos signos no es garantía de salud periodontal. A veces los síntomas de la enfermedad periodontal son mínimos, por lo que puede pasar desapercibida para el paciente. Por ello, es muy importante que la dentista, Paula Vidal,  o la periodoncista, Iris Iborra, examine las encías del paciente para confirmar la presencia de salud gingival y realizar la prevención de una futura patología.

Si llevo implantes, ¿necesito ir a una revisión de las encías?

Los implantes dentales también requieren estar bien sujetos al hueso y a la encía y sin inflamación, por lo que se debe evaluar la situación de las estructuras que rodean el implante a lo largo del tiempo, de igual manera que se hace con el diente natural.

¿Por qué es tan importante mantener una adecuada salud de las encías?

Si queremos mantener a lo largo de los años nuestros dientes e implantes es indispensable mantener la salud de las estructuras que los rodean.

Aveces, los síntomas de la enfermedad periodontal son mínimos, por lo que puede pasar desapercibida.

La encía enferma se manifiesta mediante una inflamación superficial, conocida como gingivitis, o como una infección profunda denominada periodontitis, o comúnmente llamada “piorrea”. Esta patología, además de inflamación, produce una pérdida del hueso que circunda al diente, que al ir progresando induce la caída o pérdida de las piezas dentales. Las enfermedades de las encías pueden surgir a cualquier edad, aunque la periodontitis se produce con más frecuencia con el paso de los años. Entre los 35 y 45 años la padece aproximadamente un tercio de los pacientes, y dos tercios en mayores de 65 años. Alrededor del implante también puede producirse inflamación de la encía (mucositis) o pérdida de hueso (periimplantitis). Tras la colocación del implante, es necesario establecer un control preventivo.

¿Una mala salud periodontal puede tener una repercusión negativa en el organismo, puede dar lugar a otras enfermedades no bucales?

Es necesario ser consciente de que la salud de la boca está conectada con la del resto del cuerpo, que no está aislada. De hecho, actualmente sabemos que la salud de las encías es necesaria para el control de la diabetes y que la periodontitis es un factor condicionante de los partos prematuros o nacimientos de niños con bajo peso y con enfermedades cardiovasculares. Es decir, cuidar la boca, y especialmente nuestras encías, nos puede ayudar a mantenernos sanos a nivel general. Una correcta salud bucal es necesaria para tener una vida saludable.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *