Implantes dentales

Los excelentes resultados estéticos y funcionales de los implantes los han convertido en la solución privilegiada para la sustitución de dientes ausentes y en mal estado.

Una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano.

Somos perfectamente conscientes de que los dientes forman parte de nuestra apariencia física y que son muy importantes en la imagen que proyectamos a los demás. Tener una boca agradable favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima. En este sentido los implantes aportan una solución estética eficaz y sobretodo definitiva para sustituir los dientes ausentes y en mal estado.

¿En qué consisten los implantes dentales?

Un implante dental es una raíz artificial, fabricada en titanio y biocompatible. Con su forma de tornillo, reemplaza la raíz de un diente en mal estado u ausente, siendo una base sana y robusta para la futura colocación de una prótesis dental o de un diente de cerámica.

Como especialistas en implantología dental, aplicamos las técnicas más avanzadas y trabajamos únicamente con implantes con elevados grados de pureza del titanio (la principal característica para determinar la calidad del implante) para una mayor garantía de resultados. Nuestra experiencia en implantología y las técnicas actuales nos permiten tratar casi cualquier caso de implantes.

Implante unitario
Puente sobre implantes
Rehabilitación cerámica sobre implantes
Rehabilitación completa sobre implantes

Ventajas de los implantes para los pacientes

Los implantes dentales correctamente colocados garantizan a los pacientes unos excelentes resultados tanto a nivel estético como funcional. La colocación de implantes se traduce por una dentadura de mayor calidad, superando incluso la dentadura original del paciente. Concretamente, encontramos toda una serie de beneficios para los pacientes con implantes dentales:

  1. El aspecto es idéntico al de los dientes naturales; con su corona de porcelana, nadie podrá adivinar que el paciente lleva implantes. Permiten quitarse algunos complejos de cara a otras personas, aumentando así la confianza en sí mismo.
  2. La funcionalidad es muy similar a los dientes naturales ofreciendo gran comodidad, seguridad y confianza a la hora de masticar alimentos. Del mismo modo, desaparece el miedo a perder la prótesis, ya que los implantes son totalmente fijos. Permiten una masticación eficiente, lo cual evita todo tipo de problemas debidos a la mala digestión de los alimentos.
  3. Mantenimiento de la anatomía facial, ya que la ausencia de otros dientes suele conllevar una pérdida progresiva de hueso del maxilar o mandíbula. Los implantes ayudan a frenar esa pérdida y facilitan el mantenimiento de su anatomía facial.
  4. Estimulan la salud del hueso, ya que los dientes artificiales están sostenidos por sus propias raíces, en este caso los implantes.
  5. A diferencia de las fundas y puentes tradicionales, el hecho de poner implantes no desgasta los dientes vecinos, manteniendo su dentadura en perfecto estado.
  6. El tratamiento es indoloro y rápido. En el misma intervención se toman medidas y se confecciona el diente que es colocado directamente sobre el implante. Es una corona provisional pero fija. La corona definitiva se realiza más adelante por las variaciones que pueden haber debido a la inflamación gingival.
  7. La duración de los implantes es extremadamente larga, notablemente en comparación con las prótesis dentales. En condiciones normales hablamos de una solución definitiva.

¿Cómo saber si necesito implantes?

Todo paciente con perdida de diente o deterioro de los mismos puede ser candidato a un tratamiento con implantes.

Los implantes se pueden colocar en los jóvenes una vez completado el desarrollo óseo, normalmente a partir de los 18 años en las mujeres y 21 en los hombres. En los adultos, no existe limite de edad para tener implantes.

Los implantes, además de su función estética, juegan un papel importante en la salud bucodental del paciente. Concretamente, la perdida de varios dientes puede causar una perdida ósea que afecta el contorno facial y tiene como efecto la migración de los dientes adyacentes. Al sustituir los dientes ausentes, los implantes, preservan el hueso de la mandíbula e impiden el envejecimiento prematuro.

En todos los casos, un examen previo es necesario y un escáner puede ser necesario para averiguar varios elementos (volumen óseo, infecciones, fractura de una raíz, …). Damos una gran importancia al estudio previo para ofrecer la solución más adecuada a cada uno de nuestros pacientes.

Preguntas frecuentes

Todas las respuestas sobre los implantes dentales están disponibles en la página:      20 preguntas sobre implantes dentales.